martes, diciembre 10, 2013

Sucesión

La profundidad de cada abrazo en mi memoria. El calor de las caricias. El susurro de todas las palabras pronunciadas. Arañar cada escalofrío. Gritarle a la noche que me ha vuelto a traicionar. Buscar en cada pliegue de mi piel algún resto de tu olor. Conseguir dormir con los ojos abiertos. Observar a mis sueños saltar por esa ventana. Arrancar tu mirada de mis pensamientos. Acariciar la herida mientras meto un dedo dentro. Desear no haber deseado y viceversa. Amarrar fuerte mi corazón a la pata de esta mesa. Exhalar todas las sensaciones que sacuden mi monotonía. Trepar hasta tu recuerdo y quitarle cada una de las espinas. Arrastrarme debajo de la cama. Esperar a que cese el huracán. Si alguna vez cesa.




Escuchando: Estado provisional – León Benavente

1 comentario:

Mi vida sin mí dijo...

Últimamente tus palabras son la voz de todas aquellas que tengo atrapadas dentro...

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.