lunes, marzo 03, 2008

Despertar

Estoy en este sofá, tan cerca que casi nos rozamos. Pero yo me siento más lejos de ella que nunca. Es como cuando tratas de encajar en un grupo y sólo consigues sentirte ajeno a todos.
-“¿Sabes? Mañana voy a ir a ver las cortinas. Creo que el mejor tono para el salón es un marrón clarito porque va a juego con las paredes…”.
Yo la oigo, pero no la escucho. Mi mente está en otro sitio. En otros lugares. En aquel viaje a Cádiz en el que éramos capaces de flotar sobre la arena de la playa y las sábanas de aquella preciosa habitación de hotel. En mi corazón saliéndose del pecho.
-“Hoy en el trabajo, Mónica me ha dicho que las chicas vamos a ir de cena el viernes, a ese restaurante tan mono que hay en Serrano. Ése al que fuimos un día y nos encontramos a mi jefe…”.
Mi mirada se pierde en la fotografía sobre uno de los estantes de la librería, encuadrada en un horrible marco de plástico. En ella, los dos miramos a la cámara embobados, con una cara de felicidad inigualable. En el jardín de casa de mis padres. Durante uno de aquellos veranos del amor. Tú con aquel vestido rojo, precioso en contraste con tu piel morena.
-“…y Sara cree que le ha puesto los cuernos, pero yo le digo que no sea mal pensada. Que primero hable con él, no vaya a ser que meta la pata, y tú ya sabes cómo son estas cosas…”.
Me esfuerzo, realmente lo hago, por ubicarme y volver a conectar todos los cables que me unen a esta realidad, a esta mujer. Pero los enchufes ya no sirven. Es parecido a lo que ocurre cuando vas a Estados Unidos y no puedes conectar ningún aparato de los que te has llevado hasta allí en la maleta. Y siento la misma rabia que entonces, cuando acabábamos de llegar a Nueva York y mi cargador del portátil no valía y tú me abrazaste e hicimos el amor frente a aquel ventanal sobre la gran ciudad.
-“…y creo, sinceramente, que deberíamos mirar lo de cambiar nuestra cuenta a ese otro banco que sale en la tele, ése que da más rentabilidad y no te cobra nada por las tarjetas de crédito. Además, tienen muy buenas ofertas por si queremos pedir otro crédito algún día para comprarnos un coche más grande, por lo que pueda venir…”.
Ahora, mis pensamientos van de pregunta en pregunta. Qué hago yo en esta casa tan alejada de lo que yo había soñado siempre para mí; por qué hay un elefante de cristal en esa esquina; cuándo ha sido la última vez que he sonreído de verdad, desde dentro, con ganas; por qué estoy sentado junto a una extraña a la que no me apetece hablar ni mirar; ¿por qué es una extraña?
-“…cariño, es que no me estás haciendo ni caso. ¿Dónde estás?”.
-No lo sé. De verdad que no lo sé.


Publicado en Magazine Diario Siglo XXI


Escuchando: Jigsaw falling into place - Radiohead

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Wowwww...

La foto es también tuya?
Claudia

Anónimo dijo...

Me entero ahora que eres periodista...y que has puesto foto en el perfil...Eso es nuevo o yo soy muy despistada?
Claudia

Anónimo dijo...

Un texto Co-jo-nu-do (bis). Que no lo dije.
La de antes.

kay dijo...

vaya... qué delicia leerte.
Sabes que subdirijo ese magazine?
salu2

Maga dijo...

¿Qué haces en el mismo magazine en el que escribo todos los meses y del que la que firma por encima de mí es la subdirectora?

:-D

¿Y qué hace un elefante de cristal en esa esquina?

Maga dijo...

Uy no, no es ninguna molestia.
Cuantos más seamos,
sea donde sea,
mejor.

Eso siempre.

Por cierto,
qué bonitotriste el texto.

Claudia 2008 dijo...

Huy, pues nada chicas, yo quiero un sitio en ese magazine!!!!

Si, estimado Trapi, también lo soy. Hermosa profesión donde las haya, pero qué ingrata. A veces.

Saludos!

Inés dijo...

Qué buen escrito. ¿Por qué será que pasa tantas veces lo que describes en tu relato? Las parejas llegan a ser extraños habitando en una casa artificial. Un saludo

Elsinki dijo...

Increíble!

Princess Valium dijo...

Para mi, el mejor texto desde que te conozco y me paseo por aquí. Me ha encantado, no encuentro las palabras adecuadas, pero creeme, me ha gustado muchísimo.
Besos

Animala dijo...

vaya que manera de expresarse, es un texto maravilloso por ser triste y tambien real
nos vemos

saludos platenses

Arcángel Mirón dijo...

Hermoso y triste. Estaría bueno que seamos todos más francos y valientes.

Felicitaciones por la publicación, corazón.

:)

ALOMA69 dijo...

Tus escritos siempre me dejan un buen rato pensando.

Muy bueno, como siempre!

Su dijo...

Guauuuuuuuuuuuuu, real como la vida misma.

natalia dijo...

Hola! gracias por tu ánimo, se agradece de verdad. Siento tardar tanto en responder, pero que sepa que le leo. Un abrazo :)

Julia dijo...

Que texto más triste. Es una pena que el amor tenga fecha de caducidad.

Un besazo!

shhhhhh dijo...

Buah, me ha flipado, quizás esto lo podía haber escrito yo hace unos cuantos meses...que asco da el amor de sofá

Alas al viento dijo...

Será la realidad de muchas parejas de hoy en día? Qué triste! Pero qué bien escrito.

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Me he enamorado¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Otra vez¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Dios, qué manera de escribir¡¡¡¡¡¡¡¡ Qué ritmo, que sintonía de sentimientos tan afinada, qué verdades tan grandes, qué realidades tan bien escrutadas....
Bestial, te juro que me dejaste kao, esta noche me voy a leer el blog entero, me chifló, de verdad, hacía tiempo que algo no me sorprendía tan gratamente, textos cercanos, ideas parecidas, mucha identificación con el personaje, por mi parte....ufffffffff, tremendo, de verdad que me chifló¡
Un besazo fuerte, joder, y es que me recordaste tanto a alguien.....

llanetes dijo...

El nuevo trabajo, la distancia y esas cosas me habían tenido aparatada del la blogosfera. Las historias tristes suelen parecerme las más bonitas, como la música pop: canciones tristes que suenan alegres.
Audio: Duerme (Sidonie cover)
Me permito decir que es la única versión del mundo que supera a la original.
Un beso.

Abril dijo...

Es un texto que podría haber quedado vulgar, pero no, y he ahí que me parece donde está su mérito.
Me ha gustado, pero tengo una pega, y es que la mujer siempre asume el mismo rol, o aparece en el mismo rol, y no siempre es así.
Un beso.

ardid dijo...

He entrado aquí gracias a tu visita y veo un blog íntimo, personal, sencillo...me gusta. Además compartimos algunos gustos musicales.
Con tu permiso, volveré.

Un besito

beat dijo...

¡REAL! y muy lucido texto.

no se porque, pero... te imagine sentado, no, echado sobre el sillón con un elefante rosado ocupando todos los espacios del comedor, apretándote, ahogándote.

me gusta cuando las palabras además de imágenes te regalan olores, colores y mas.

TOROSALVAJE dijo...

Que real me pareció, dolorosamente real.

Muy bueno.

Saludos.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.