martes, marzo 30, 2010

Seguridad incierta

¿Recuerdas los días en los que corríamos por las calles? No había ataduras, ni futuro, sólo el cuarto de hora siguiente. En algún momento de aquellos días llegué a pensar que sí, que lo había conseguido, que tenía la fórmula. Y quizás tú también. Supuse que la seguridad es fruto del presente, del momento, que se atrapa y se apunta en una hoja de papel con tinta negra, que se lleva en el bolsillo para siempre como fruto de la conciencia de creerse vencedor. Pero al final siempre acaba lloviendo, diluviando, convirtiendo la tinta en ríos de de color noche imposibles de atrapar porque se escurren entre las manos. Seguridades licuadas por la percepción de que en realidad nada es nunca cierto.


Escuchando: Devil in the details - Placebo

5 comentarios:

meriklimpt dijo...

en realidad nada es nunca cierto... triste, pero cierto. Un saludo!

Vane Alive dijo...

No estoy deacuerdo..
hay miles de cosas ciertas y no todos los días de sol acaban en lluvia.
Un saludo

Alea dijo...

Me gusta pensar que la realidad es lo que cada uno piensa en un determinado momento, pero sólo para él y sólo en ese momento. Hay miles de realidades y todas verdaderas =)

Bambu dijo...

Sentirse seguro en un momento no es lo mismo que tener la seguridad de que hay un futuro...
Sin cierta noción de un futuro real no veo cómo puede haber seguridad

xethamenos dijo...

Hola,
hace mucho que sigo tu blog aunque más bien en el anonimato como todo esto de internet. Hoy me atrevo a escribirte porque esta última entrada me he tocado, quizás porque últimamente el futuro me asfixia un poco y la seguridad sólo me dura ese cuarto de hora. ¡Un saludo!

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.