viernes, enero 18, 2013

Trayecto

La noche cae entre cables que cruzan el cielo. La ciudad, tras el cristal del coche, parece una errática sucesión de hierros retorcidos. Dices que me fije en los descampados, lúgubres. A mí me producen un sensación de desamparo que prefiero no sentir. Agacho la cabeza. Apenas unos segundos. No se escucha nada más que el silencio. Vamos rápido, aunque en realidad no es más que una sensación. Quiero que el viaje dure mucho, quizás toda la vida. No quiero ese frío de fuera que hace que dentro se empañe el cristal. Pienso en escribir algo con el dedo, algo que cambie el momento y sólo consigo deslizarlo sin ningún rumbo. Sigues diciendo cosas, pero ya no escucho, sólo tengo fuerzas para apretar los puños y desear que no nos detengamos nunca.



Escuchando: I might - Wilco

1 comentario:

Nerea dijo...

No todo el mundo sabe apreciar el maravilloso sonido del silencio.

Besos, me quedo.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.