lunes, julio 19, 2010

León

A la vez que la ciudad estalla en millones de rayos de sol me dices Estoy muerta de miedo. Yo te echo el brazo por encima y pienso en que si esta ciudad no existiera habría que inventarla. Me siento como un fiel escudero; con lanza pero sin escudo. Y el tiempo pasa tan rápido. He aprendido a hacer figuritas con cualquier tipo de papel. Igual creo la típica pajarita que armo un rinoceronte con su cuerno incluido. Así que tengo la casa que parece un zoológico. Muchas te las doy a ti y te digo que estoy creando un ejército para que te defienda en las noches más tristes. Tú sonríes, y yo hago una muesca más en mi revólver. Me das un beso en la mejilla y me devuelves un león mientras dices en mi oído Yo ya tengo un rey.



Escuchando: El gran poder - Sr. Chinarro

3 comentarios:

Borja F. Caamaño dijo...

Me ha gustado eso de una muesca en el revólver... le da un aspecto aun más poético al relato.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado.

norte dijo...

guau...

Entre azules y verdes dijo...

Al leer lo último me han entrado ganas de vivir este relato.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.