martes, abril 21, 2009

Flash

Aún era de noche cuando abrí los ojos. La habitación, en penumbra, se hallaba en un silencio absoluto que parecía no poder ser interrumpido por nada. Mi cabeza parecía moverse por dentro, como si miles de pájaros volaran en su interior. Me levanté y me dirigí hacia la puerta. Al abrirla, el mismo silencio. Ni un solo ruido procedente de las habitaciones que se dispersaban a izquierda y derecha. Me acodé en la barandilla y entonces te vi. Junto a la piscina, sentada en una silla de plástico, con una manta por encima de tus hombros. Tu mirada se perdía, como el humo de tu cigarro, en la superficie de la piscina. Agua negra, plagada de hojas y desperdicios abandonados allí por el crudo invierno. Fui a por la cámara de fotos y encuadre mis sueños. El fogonazo del flash te hizo girar la cabeza y entonces supe que había capturado tu alma.


Escuchando: The clock - Thom Yorke

4 comentarios:

Mi vida sin mi dijo...

...había capturado tu alma y ya formaba parte tb de la mía...ainssss...cuando puedes mirar a los ojos de alguien y meterte dentro, el mundo se para...

Bordencanto. dijo...

Coleccionaba corazones destrozados

Anónimo dijo...

Y tanto...y tanto

Pejooe dijo...

Muy bueno, saludos!

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.