jueves, febrero 05, 2009

Estupor

Ray ha dejado de comprender muchas cosas y otras tantas le provocan un miedo atroz. Así, se pone a temblar como una hoja cada vez que piensa en el paso del tiempo y en cómo éste va desgastando a sus seres queridos, los días de vendaval sale a la calle con piedras en los bolsillos y huye de cualquier gato que se encuentre en su camino. Así se ha vuelto su vida y, por mucho que él lo intente, así ha de seguir hasta el final de sus días. Todo lo que le rodea, lo que oye, lo que ve, le deja aturdido. Por ejemplo, no entiende cómo una sacrosanta institución llena de faltas y abusos se autoproclama reguladora del bien y del mal. Trata de asimilar el hecho de que se catalogue a los muertos como de primera y segunda dependiendo de lo que a su interesada creencia le convenga. Para él es hipocresía, pero a quién le importa la opinión que pueda tener. Tampoco comprende que sus actitudes sean tan diametralmente opuestas a ese libro que les guía y que les ha convertido en lo que son. Redundantemente hipócrita según él, pero qué va a decir alguien a quien los truenos le hacen esconderse bajo la mesa. Se queda boquiabierto cuando ve que intentan poner su moral por encima de la de los demás guiados por una luz que han hecho exclusivamente suya, ignorando la basura que ellos acogen en su interior, que en muchos casos abraza la criminalidad. Para él es la mayor incoherencia que ha conocido. Pero quizás sólo sea cuestión de su cabeza, que últimamente no funciona demasiado bien. De este modo pasa los días Ray, a medio camino entre el temor y el estupor, pensando que todo ha terminado por moverse demasiado rápido. Al menos para él.


Escuchando: A place called home - PJ Harvey

5 comentarios:

Someone exactly like you. dijo...

Yo ya no tengo apenas seres queridos (debería querer a alguien,pero no me sale) y la que se desgasta por todos los poros soy yo.

Calypso dijo...

"todo ha terminado por moverse demasiado rápido"

Cuanto más intentas retrasar el final, retardar el momento, más rápida e inesperadamente llega.

Un abrazo!

Borja F. Caamaño dijo...

Y así nos pasamos la mayor parte de nuestra vida...

... caminando tan rápido que nos resulta imposible observar todo cuanto nos rodea.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado

Anónimo dijo...

Ray me suena.Lo he leído antes, tal vez...

PJ grande.

claudia

La cónica dijo...

Dile a Ray que amén. Debe ser la misma parte de la cabeza, la que no nos funciona bien.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.