jueves, enero 15, 2009

Mensajes

¿Qué dirían si supieran que sigo guardando todos aquellos mensajes tuyos en el móvil, y que de vez en cuando los repaso con el ansia del primer día? Pues es verdad, y también lo es que los contesto, más de una vez, aunque no los mande. Les cambio las palabras a los que sí envié, el sentido, haciendo que dejen de significar lo que significaron, convirtiéndolos en otra cosa. E imagino lo que hubiera pasado con estas nuevas letras en lugar de las que mandé. Porque una frase, una palabra, es un arma cargada, como decía aquél, y una vez disparada no tiene marcha atrás. Eso es algo que todos deberíamos tener en cuenta siempre. Y es que después sólo queda la oportunidad de fantasear y retorcer los recuerdos hasta el infinito, convirtiendo el pasado en un presente enfermizo.


Escuchando: Street spirit (Fade out) - Radiohead

13 comentarios:

Borja F. Caamaño dijo...

Dice un refrán árabe que tres cosas no pueden regresar:

El lluvia caída, la flecha lanzada... y la palabra pronunciada.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado.

Someone exactly like you. dijo...

Lo primero que hice cuando me fui fue borrar todos sus mensajes.Los de D aún los conservo,sin saber muy bien por qué.

Gaëlle J dijo...

Retorcer palabras... A veces, soñamos con lo pasado y entonces se crea otro realidad paralela, la que hubiera podido ser, la que cambia desde un punto preciso en el pasado y nos lleva a otros destinos...

Calypso dijo...

"después sólo queda la oportunidad de fantasear y retorcer los recuerdos hasta el infinito"

Después...Más tarde...

Cuando pasa el momento de nada sirve quedarse estancado en el recuerdo, porque no te va a devolver lo que perdiste por mucho que duela o muchas lágrimas que derrames...

Anónimo dijo...

A mi no me caben. Tengo que hacr criba y borrar...Como los amores y desamores. Igual.

Claudia

Velocet dijo...

Shit on hell.

Dara Scully dijo...

Y si te atrapan, ya no te sueltan. Hay que tener cuidado con los viejos mensajes y lo que significaron.


Un miau

Anónimo dijo...

lisa li lund: 12000 waves.

Le va a gustar.

Clau

Saqui dijo...

Que curioso lo parecidos que somos todos y lo poco que nos damos cuenta muchas veces de que es así, y no que somos unos bichos raros por sentirnos cómo nos sentimos. Yo los borré hace en mi opinión poco tiempo. Hace un año de su desaparición sin ningún tipo de explicación y creo que no está superado del todo, pero empiezo a querer vivir mi vida sin importarme la suya, que es un paso... GRACIAS POR HACERME VER QUE ESTO NOS PASA A TODOS Y TODOS NOS SENTIMOS ASÍ DE VEZ EN CUANDO.

elena. dijo...

dicen que tirando todo lo que fue suyo, volará de ti.

eso es mentira.
te lo digo yo, que él decidió construirse un nido de hormigón entre mis pulmones y el estómago.
no se va ni en épocas migratorias.


p.d: sigo entrando aquí. mucho :)

Anónimo dijo...

Es curioso como podemos llegar a desvirtuar la realidad para convertirla o acercarla a aquello que nos gustaría. Hay recuerdos que se convierten en un pasado semi-presente... no se van nunca :). Me ha gustado leerte. Un saludo!

Tharsis
http://mientrasvivimos.blogomundo.com

FLOR dijo...

el día mas triste a parte de su huida, fue en el que borre los mensajes guardados en su carpetita en el móvil... y fue sin querer... pero, todo el mundo me dice q mucho mejor asi! y yo no entiendo el porqué!

Iván R. dijo...

Me falta valor para borrar una carpeta llena de E-Mails que llevan su nombre.

Me falta coraje para quemar un cuaderno lleno de planes y mensajes cruzados de amor.

Me falta fortaleza para dejar de pensar en un futuro que ya no ha de ser.


Y mucho peor...


Me falta ella sobre la almohada.



Bienaventurados aquellos que no saben de que hablo.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.