martes, abril 15, 2008

París mon amour




Allí está ella, sentada en la cama de su hotel pensando en si de verdad es cierto. No acaba de creerse estar en esa situación y eso le genera ansiedad. ¿Cuántas posibilidades habían de volver a sentirse así y precisamente en esa ciudad? Así que piensa que todos los astros se han conjurado para darle por fin lo que le habían estado escondiendo durante demasiado tiempo. Se acomoda en la mullida cama y deja que sus sentimientos pueblen todos los rincones de la habitación. Está en París, la ciudad de las novelas, la de la imaginación más romántica, y ella siente de nuevo ese nido de avispas en su estómago, ése que creyó jamás volvería a aparecer. Nota como los sentimientos la van colmando y, después de mucho tiempo, se encuentra tan a gusto que tiene ganas de gritarle al Sena que por fin puede ser posible de nuevo. Entonces una punzada detiene el devenir del huracán de sensaciones. Un pequeño cristal que se le clava recordándole todo lo pasado, las noches en blanco y los días en negro, y entonces se estremece y una parálisis amenaza con estropear el momento. Pero en ese instante, una ráfaga de aire agita las cortinas trayendo un sonido conocido, una voz que le susurra desde un más allá con olor a Dos de Mayo que esté tranquila, que por qué no va a ser ésta. Que se deje llevar porque los merecimientos que uno hace acaban por tener recompensa. Una sonrisa llena su rostro mientras el sueño va ganando al miedo, un sueño, en verdad una realidad, que de una vez por todas le devuelve la esperanza, las ganas y la fe en seguir sintiendo.

(Dedicado a B, esa chica tan especial que siempre está, en lo bueno y en lo malo)


Escuchando: Rompeolas - Quique González

7 comentarios:

La cónica dijo...

Creo que la vida no es justa, lo que se dice justa. Esforzarse y merecerlo no es suficiente para que toque vivir grandes momentos. Pero las oportunidades siempre acaban apareciendo, eso sí. Y lo que hay que saber es verlas y aprovecharlas, antes que se desvanezcan. Sin conocerla, brindo por B. Y por París.

Leny dijo...

no sé que me gusta más, si la canción que has recomendado hoy o el texto. precioso.

un abrazo.

Bambu dijo...

Es lo de siempre, no? al final todo pasa...

Me gusta la banda sonora ;-)

Mauro Spitzner dijo...

Ah, París. Y Quique González en un grande.

saludos.

B dijo...

ademas, B tiene mucha suerte porque cuenta con un amigo de los de verdad, de los que se mojan los pies con tal de que no te resfries, y siempre cuenta con una sonrisa cuando esta deprimida o con un abrazo si hace tormenta. Gracias, es lo mas bonito del mundo poder contar contigo y por el texto, que me ha hecho soltar alguna lagrimilla

Pejooe dijo...

A veces nos sirve de ayuda recorrer ciertos escenarios y escuchar ciertos acordes.

Muy bueno, saludos.

Elena dijo...

Un texto muy bonitos.

Si yo fuera B, estaría muy orgullosa...

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.