lunes, noviembre 26, 2007

Amnesia selectiva

He perdido años hasta lograrlo. Me he investigado a fondo. Cada pliegue de la piel, cada lunar, cada recoveco. Todo ha sido peinado. Y ayer, por fin, descubrí el interruptor. El hecho de que conociera su existencia de antemano disminuye bastante el mérito de mi hallazgo. Sin embargo, se trata de un triunfo sobre mi angustia. Ahí está –no diré el sitio para no herir sensibilidades, si es que las hubiese-, al alcance, siempre dispuesto a hacer borrón y cuenta nueva. Una ligera presión y tú desapareces por completo. Ni un ligero rastro que demuestre que alguna vez, en algún lugar, junto a mí, llegaste a existir –quizás fueses lo único que existía-. En buena medida es una victoria de la insensibilidad de nuestro tiempo. Todo lo que nos castiga, aquello que nos pellizca desde la memoria, lo eliminamos. Y ya está. La asepsia más absoluta. Eso sí, el interruptor no es una obligación. Cada uno –si lo encuentra- puede usarlo, o no, cuando quiera. El problema está en conseguir resistirse a sus bellos poderes amnésicos.


Escuchando: Nude - Radiohead

8 comentarios:

Princess Valium dijo...

Pues no diría que no al botoncito ese. Voy a buscar en cada poro a ver si lo encuentro.
Un beso

claudia, la chef dijo...

La clave está en el título del texto. Poder elegir cuando recordar y cuando olvidar. Por cierto, tu cuento del encuentro-desencuentro en el barrio me inspiró para escribir un textito. Por ello, gracias.

ALOMA69 dijo...

Yo todavía no he encontrado ese botón.

Saludos!!!

mer dijo...

La gracia está en resistirse a utilizarlo, no? No lo pulses!
Me encanta esa película... durante un montón de años tuve el cartel pegado a la pared de mi habitación... y si lo encontrara ahora, lo pegaría de nuevo... sale ana abrazando a otto y mirando a la cámara. Un saludo

Pejooe dijo...

Lo malo es que te equivoces de botón y acabes viviendo entre recuerdos. Tener cuidado que están pegados.

(genial el texto)

SALUDOS

Velocet dijo...

Espero que no esté donde pienso que está... si es así, ándate con ojo al sentarte, vayas a deletear algo que no quieras sin querer ^^'

Creo que todo aquello que alguna vez estuvo, hiciera daño o diese vida, crea siempre un vacío agridulce. Yo no sé aún si es totalmente necesario darle al botoncito o simplemente hay que dejarlo estar...

Me ha gustado :) (que sí... xD)

una vida lo que un sol dijo...

yo todavía no encontré el interruptor, a pesar de que tanteo la pared.
Me ha encantado el texto. Me gusta cómo está escrito.

ciao!

Romina Berenice Canet dijo...

yo creo que el problema mayor, es que cualquier detalle ajeno a nuestras intenciones, puede activar el interruptor, y dejar lo que apagamos, nuevamente a clara luz.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.