miércoles, junio 06, 2007

El hombre

El hombre en cuyos mítines se gritaba
Pujol, enano, habla castellano. El
hombre que enseguida comenzó a hablar
catalán en la intimidad. El hombre
que casó a su hija en El Escorial.
El hombre que se fotografiaba con
puro, copa y pies encima de la mesa
al lado del emperador del universo.
El hombre cuya mirada competía en
penetración, agudeza e ingenio con la
de Bush. El hombre que al dar una
rueda de prensa en tejano inspiró la
mejor campaña antidrogas de la historia
(así te ves tú, así te ven los demás).
El hombre que al alba, con viento
favorable, conquistó heroicamente la
isla de Perejil. El hombre que se apuntó
a una ocupación ilegal. El hombre
que mirando a los españoles a los
ojos aseguró: créanme, hay armas de
destrucción masiva. El hombre que
profetizó que aquella invasión criminal
pacificaría la zona. El hombre
que el 11-M, tras deducir lógicamente
que el atentado era una respuesta a
su apoyo a la guerra de Irak, mintió y
mintió a los españoles, intoxicó a los
directores de los periódicos y engañó
a las cancillerías. El hombre que frente
al mayor atentado de la historia de
España no convocó el pacto antiterrorista.
El hombre que montó una manifestación
sin negociar el lema ni el
lugar ni la hora. El hombre que tras
la derrota del 14-M corrió a la tele
para decir que él no había perdido las
elecciones, porque el candidato era
Rajoy. El hombre que se apuntó a la
teoría de la conspiración. El hombre
que en sede parlamentaria habló de
desiertos y montañas (nevadas). El
hombre del Movimiento de Liberación
Nacional Vasco. El hombre del
sabremos ser generosos. El hombre
del terrorismo no se usa en la lucha
partidista. El hombre del responsable
de un atentado es el autor del atentado.
El hombre del responsable de un
atentado es Zapatero. El hombre que
tras dejar el Gobierno se paseó por el
mundo hablando mal de su país, como
un embajador inverso. El hombre
que de joven no se atrevió a llevar
melena. El hombre que estuvo en contra
de la Constitución y del divorcio y
del aborto. El hombre de fuertes principios
religiosos. El hombre al que
nadie dice a qué velocidad se conduce
ni cuántas copas se toman. El hombre
que asegura que no votar al PP
equivale a votar a ETA. El bodeguero
mayor de Castilla. El marido de
Ana Botella. El inspector de Hacienda.
El hombre. Vuelve el hombre.


Juan José Millás


Escuchando: La prueba del polígrafo - La Costa Brava

9 comentarios:

Princess Valium dijo...

No sólo te diré que el tipo del bigote me provoca un asco incontrolable, si no que además, y aun es peor, me da un miedo espantoso.
Un beso de buenos días

llanetes dijo...

Estoy con la princesa, terror es la palabra. Miedo hay que tenerle a la gente como esa.
Por cierto guapa, duermo fatal, me pasas un par??

txe dijo...

jaja, que fuerte.

Anna. dijo...

y al final...

Anna.

Nathalie dijo...

Joder, que bueno. Y lo peor: qué razon tiene y qué miedo da.
Gracias por ponerlo aqui.

un beso

sofia dijo...

Millas siempre escribe en tres partes, creo que por primera vez hizo una columna del tirón, y le salio redonda.

Julia dijo...

Que bueno es Millás! Realmente ha boradado un retrato del Hombre que poco a poco esta partiendo España y que esta haciendo de la política una mentira más grande de lo que ya era. Yo también siento terror, pero que lástima que sea miedo lo que sentimos. Deberíamos sentir rabia y utilizarla en contra de gente como el del bigote.

El detective amaestrado dijo...

Hay un hombre en españa, que cantaban los Astrud

una vida lo que un sol dijo...

el hombre que ya se ha dejado melena. Una melena que me hace pensar que ha perdido un poco más el juicio y el sentido común y del ridículo, si cabe.

Juan José Millás es la repera. Me encanta.

Gracias por pasarte por mi blog.

Saludines.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.